Qué es la impresión Offset

La tecnología avanza a pasos de gigante y esto se aplica a cualquier sector, incluso al de la impresión. Uno de los conceptos que va cobrando protagonismo frente a sus competidores es el de la impresión digital.

Básicamente se trata de una forma de por imprimir diferente tipo de contenido sobre papel (o también sobre otro tipo de material). Se aplica una tinta especial con una composición basada en un determinado tipo de aceite.

El objetivo es conseguir un tipo de impresión con una calidad muy alta: para ello va jugando con la aplicación de un material oleoso que repele el agua (ya sabéis, el aceite no se puede combinar con el agua). Dispone de una plancha en la que se va a aplicando la tinta pero habrá un componente que será capaz de retenerla. En resumidas cuentas, consigue elevar el nivel de detalle para que, en comparación con la impresión digital de toda la vida (la que ofrecen en la gran mayoría de imprentas, como en la imprenta online ABCImprenta.com) sea mucho mayor.

Todo lo que necesitas saber sobre la impresión Offset

Por lo general, es un tipo de impresión que suele dar forma a pedidos muy numerosos. La gran ventaja de hacerlo de esta manera es que ayudará a reducir los costos de una forma muy interesante. Además, también nos ofrece una alta velocidad y como ya hemos comentado, una gran calidad.

Este tipo de tecnología ha evolucionado mucho en los últimos tiempos; mientras que antiguamente se utilizaban películas que funcionaban a conjunto con la propia plancha de impresión, ahora directamente se conectan con ordenadores para conseguir elevar todavía más la calidad.

Impresión Offset vs Impresión digital

La impresión offset es muy recomendada para poder imprimir en cualquier tipo de material. Desde el clásico papel liso, hasta, por ejemplo, en metal, madera, cuero… Las posibilidades son infinitas. Por esta razón, por muy rara que pueda llegar a ser la idea que pueda tener el cliente, sabrá que en este tipo de impresión encontrará la respuesta.

Como ya hemos comentado, la impresión offset se basa en la utilización de láminas; es cierto que estas tienen una duración específica, pero se considera que tiene una duración tan elevada que nos sale bastante rentable; la razón de ello es que, a diferencia de otro tipo de impresión, no existe contacto directo entre la superficie de contacto y la plantilla, por lo que, al no producirse una rozadura, dura más.

Conseguiremos una imagen de la más alta calidad con un nivel de definición óptimo en comparación con la tecnología que ofrece la impresión calidad.

Así que ya lo sabes, si estás buscando una manera de obtener la mayor calidad de impresión, deberías centrarte en la impresión offset porque prácticamente no hay tecnología que la pueda mejorar.