Cómo poner bisagras a una puerta paso a paso

Para que las puertas puedan desempeñar su acción es muy importante colocar una bisagra acorde a ella. En un primer momento nos pueden parecer elementos algo secundario pero son lo que les dan sentido a las puertas ya que sin ellas, no se podrían abrir ni cerrar.

La definición nos dice que una bisagra es un herraje compuesto por dos piezas que disponen de un eje en común. Una parte de ella sujeta en la parte de la puerta y la otra en un sostén fijo, por lo general, un marco. Debido a su colocación, se podrán girar para proceder con la apertura o con el cierre.

Si quieres saber cómo poner bisagras para una puerta, a continuación, te vamos a indicar todos los pasos que debes de seguir.

¿Cómo poner bisagras a una puerta sin morir en el intento?

Las herramientas que vamos a necesitar

Nos hará falta un destornillador, un taladro atornillador y un punzón de entrada para poder marcar los agujeros. Además, también necesitaremos la ayuda de otras herramientas como el gramil, la escuadra, el formón, el punzón, la barrena, brocas para el taladro (lógicamente) y una cinta métrica para tomar medidas.

Elige el tipo de bisagra que vas a colocar

Una vez que tengamos las herramientas listas, el siguiente paso será decidir qué tipo de bisagra vamos a colocar. Existen 5 tipos diferentes: bisagras clásicas, invisibles, de piano, goznes y bisagras de clavija.

A menos que tengamos una puerta algo especial, nos decantaremos por las clásicas. Las de piano se suelen utilizar para puertas abatibles y las invisibles para puertas en el cuarto de baño o en la cocina. Analiza las diferentes características de todas las bisagras para decidir cuál te conviene más en base a lo que quieras conseguir.

Empezando a colocar las bisagras

Lo primero que vamos a hacer es determinar qué bisagra vamos a instalar. Deberíamos empezar por la inferior y la superior.

Como primer consejo que te vamos a dar es que la parte baja del gozne inferior debería quedar aproximadamente a unos 20 cm del límite inferior de la propia puerta. Por otra parte, la zona superior del gozne tendría que estar aproximadamente a unos 15 cm del límite de la puerta superior.

Gracias a esto tendremos unos 5 cm de diferencia para hacer las correcciones pertinentes.

Cuando ya tengamos las medidas tomadas, tendremos que determinar la zona exacta en la que se va a colocar la bisagra.

A continuación, marcaremos los agujeros para después colocar el taladro. Podemos utilizar el gramil con el objetivo de determinar la distancia que hay entre el canto de la puerta y el borde del mercado (recomendación: restar 1mm).

Colocamos las bisagras. Si vemos que no gira con facilidad, haremos los ajustes necesarios para corregir el problema.

Y con estos sencillos pasos ya tendremos las bisagras instaladas, no dudes en comprarlas en tiendas especializadas y así ahorrarte grandes sumas de dinero en el montaje de puertas.