Tipos de prótesis de pene, tu aliado para combatir la impotencia

La impotencia funcional y la disfunción eréctil afectan a un número elevado de varones que se sienten preocupados por el futuro de sus relaciones sexuales. Si, en este sentido, la química no te ha funcionado, has de saber que existen otro tipo de soluciones denominadas prótesis de pene.

Qué son las prótesis de pene

Cuando un hombre no puede tener una erección se hace imposible la realización del coito. Esto supone no solamente problemas en la relación de pareja, sino también problemas psicológicos relacionados con la virilidad masculina.

No obstante, los avances médicos traen para ti buenas noticias: las prótesis de pene. Consiste en incorporar al aparato sexual masculino un soporte artificial que permita su erección, por lo que favorece la penetración.

Existen dos tipos de prótesis:

– Semirrígidas: mediante una intervención menor se incorporan al pene dos varillas de silicona que le proporcionan rigidez, pero también cierta flexibilidad. De esta manera, el pene puede estar relajado o preparado para el coito.

– Inflables: consiste en un mecanismo hidráulico instalado dentro del pene gracias al cual se puede inflar o desinflar el miembro viril. Esta es la prótesis más utilizada por los hombres para tratar la impotencia funcional.

Los estudios muestran que el 93,8 % de los hombres quedan totalmente satisfechos con sus prótesis de pene, incluso por encima de la satisfacción que obtienen con la Viagra.

Beneficios de las prótesis de pene

Si deseas realizar este tipo de intervención has de saber que antes has de ser valorado por un médico que te aconseje la implantación de la prótesis. Estos mecanismos que favorecen la erección traen consigo otra serie de ventajas:

1. No reducen la sensibilidad, por lo que el orgasmo masculino no se ve afectado.

2. Se recupera el deseo sexual y las relaciones mejoran en cantidad y calidad.