Claves para decorar una casa con auténtico estilo escandinavo

El estilo escandinavo está de moda y muchos sois los que os preguntáis como conseguir decorar vuestra casa de manera auténtica, por eso te queremos dar una serie de consejos para que te resulte una tarea muy fácil.

El color indispensable es el blanco

No se entiende ninguna decoración nórdica sin que el color blanco sea el protagonista, tanto en paredes, muebles, complementos, e incluso en el suelo. En ocasiones puede parecer excesivo el uso que se hace de este color pero no tengas miedo. El tono de color se lo daremos con otros elementos decorativos como las telas, los cuadros o las lámparas.

El material por excelencia, la madera

Y si de materiales hablamos, la madera debe estar presente en suelos, paredes y por supuesto en muebles. Pero podemos utilizarla para todos los elementos complementarios de la decoración, eso sí, normalmente será de tonos claros para no romper con el blanco predominante.

Muebles funcionales

El estilo de los muebles tiene que ser funcional, sencillo, incluso minimalista, No se colocan demasiados para no sobrecargar el ambiente.

Es muy habitual recurrir al uso de la cómoda nórdica, un mueble muy funcional, práctico y que tiene múltiples diseños que nos permiten dar un toque de distinción a nuestras estancias.

Todo natural

Otra de las características importantes de este estilo de decoración es que se utilizan materiales naturales, como la madera, y tejidos como el algodón, la lana o la piel natural (sobretodo en cojines).

Los estampados en las telas puedes utilizarlos, sobretodo, en las habitaciones de los niños para dar un toque más alegre e informal. Para romper con la monotonía de los blancos, se utilizan también mucho formas geométricas como los rombos o los cuadrados.

En cuánto a la decoración más accesoria, se utilizan mucho las plantas o ramas, así como referencias a los animales típicos de la zona, como los ciervos en los cuadros o en los peluches de los pequeños de la casa.

Handmade

Una de las tendencias que más triunfan en los países nórdicos en la actualidad es la llamada handmade o DIY (do it youself). Los escandinavos intentan reciclar todo lo que está a su alcance: transforman muebles de madera viejos para darles otro uso al original, se fabrican sus propios elementos decorativos con elementos que encuentran en la naturaleza y, por supuesto, utilizan la lana para elaborar jerséis, mantas o todo lo que permite la técnica del patchwork. Esta técnica se basa precisamente en el aprovechamiento de telas y darles nueva vida.

La iluminación es importante

En los países nórdicos no disfrutan de tantas horas de luz como nosotros, por lo que buscan tener grandes ventanales para aprovechar los rayos de sol y que los colores sean cálidos.

En definitiva, los ambientes nórdicos intentan recrear una atmósfera familiar y natural, donde los materiales que nos aporta la naturaleza son los protagonista de todo. Desde los muebles, los suelos, las paredes o el elemento decorativo más pequeño de la casa nos hace recordar lo que nos aporta la madre tierra para hacerlos la vida más cómoda y acogedora.