Por qué instalar mamparas de ducha semicirculares

Aunque puedan existir otras opciones, como las clásicas cortinas, no hay duda de que la solución estrella para nuestros baños es instalar una mampara. Sus acabados son sustancialmente mejores que hace unos años, y la delgadez de sus perfiles hacen que actualmente su esbeltez y elegancia se impongan. Si a todo esto le sumamos que evitan las salpicaduras, que son más seguras y que son más duraderas, nos daremos cuenta de por qué cada vez más personas se deciden a utilizar mamparas para sus cuartos de baño.

Las mamparas, una gran opción

Dependiendo de las características de nuestro baño y de nuestros gustos personales, podremos decantarnos por una solución u otra. Parece algo evidente, pero hay que tener muy en cuenta quién va a utilizar la mampara. No es lo mismo una solución pensada para los más pequeños, como las que se abren por la mitad superior, como las que necesitaremos para personas con movilidad reducida, que deben ser más amplias y robustas.

Nos vamos a encontrar con todo tipo de posibilidades a la hora de elegir entre las diferentes mamparas de ducha para nuestro hogar. Según el tipo de apertura pueden ser correderas -las más habituales-, abatibles, plegables o fijas. En lo que respecta a los materiales, tendremos fundamentalmente mamparas de cristal templado, de seguridad o acrílicas. También podremos elegir en función de la forma del plato de ducha, decidiendo así entre planas o semicirculares. Hoy te contamos varios puntos a favor de estas últimas.

Motivos para decidirnos por mamparas semicirculares

Este tipo de mamparas pueden ser perfectas para determinados baños. A veces, al no plantearnos esta opción, optamos por instalar directamente platos de ducha cuadrados, cuando la mejor solución hubiera sido uno angular. Te contamos por qué:

1. Descargan el espacio del baño. Es uno de los motivos por los que más se utilizan las mamparas semicirculares. En baños pequeños o muy abigarrados, un plato cuadrado nos restará esos centímetros extra que podrían haber hecho cómodas algunas zonas de paso. Un plato angular solucionará el problema. Esto cobra más importancia si cabe en el caso de baños para personas mayores. Eso sí, tendremos que utilizar puertas correderas.

2. Por estética. Seguramente no te hayas planteado este aspecto, pero las mamparas semicirculares pueden ser muy elegantes si las elegimos bien. En este caso hay que tener muy en cuenta que los perfiles sean de poco grosor, pues aligerarán la percepción visual de la ducha. Si nuestro baño es muy espacioso, hay soluciones estéticamente perfectas, como puede ser una ducha aislada de la pared, con su propio tabique de mármol sobre el que se apoye. La ausencia de perfiles y unas puertas abatibles completarán una ducha de ensueño.

3. Por higiene. Cualquier mampara siempre será más higiénica que otra solución. Una mampara semicircular, al tener menos esquinas, será más fácil de limpiar. Y si su acabado es anti-cal, aún mejor. Recuerda que, para un buen mantenimiento, debemos limpiar las mamparas al menos una vez a la semana, y no utilizar limpiacristales excesivamente agresivos.

Esperamos haberte ayudado a decidir la mejor solución para tu baño. ¿A qué esperas para hacer de la ducha un placer?