Las agencias de escorts ya no son tabú

Actualmente, el escorting es una profesión que ha dado grandes pasos en el reconocimiento formal en España. Eso quiere decir que las agencias de putas en Bizkaia están en auge. Sin importar los tabúes que siguen existiendo en este negocio, la profesión de escort sigue existiendo y creciendo; una realidad que hay que reconocer, respetar y aceptar.

En público, un mínimo porcentaje de personas llegan a reconocer que son clientes de este negocio: la prostitución. Tan solo nos basta con salir por cualquier zona de burdeles para ver aparcados un porcentaje elevado de coches en las puertas de estos establecimientos, todos los que negaron haber ido alguna vez de putas.

Las escorts: un nuevo modelo de negocio.

Puedes encontrar chicas por toda España que ejercen de escort. De hecho, en nuestro país existen compañías que ofrecen todo tipo de servicios, proponiendo un amplio surtido de perfiles que llegan a satisfacer la gran demanda de servicios que llegan a encontrarse.

Las chicas que se publicitan a través de estas agencias cumplen unos perfiles ajustados a gran parte de intereses y necesidades del público. Puedes encontrar putas en Bizkaia pero, de manera general, su profesión tiene un gran volumen de nombres, de caras y aun así, es muy fácil conocerlas.

¿Son todas iguales y ofrecen los mismos servicios?

De igual manera que existen escorts que se especializan en un tipo de temática, hay muchas otras que se especializan en relaciones sexuales, felaciones, masajes eróticos o sexo anal o en experiencia como novias. Te resultará muy fácil encontrar información en las redes sociales o en la web de la agencia en la que se publicitan pero, aun así, el sexo y la prostitución sigue siendo un tema tabú.

Encontrar putas en Bizkaia es muy fácil. Navegas un poco y encuentras catálogos variados explicando sus servicios como acompañantes. El aumento del mercado de escorts ha dado lugar a unos precios muy competitivos en este tipo de negocio, el de las chicas de compañía, donde actualmente es importante mantener una imagen y controlar el funcionamiento del negocio.

La otra cara de la moneda es que, aunque muchas mujeres hayan luchado por la visibilidad y el respeto de esta profesión, la sociedad sigue viéndola como un oficio degradante, gracias a los tabúes, la educación y la mentalidad sexual de la sociedad.

Está claro que los tiempos han cambiado y que ahora no se busca lo mismo en una escort que hace veinte años. Ahora se les exigen más aptitudes, además de tener un buen físico y ser guapa.

Lo habitual es que estas chicas de compañía, cuando van a ofrecer sus servicios, acuerden una modalidad de estos con el cliente, es decir, si mantendrán sexo y si van a tener algún papel que desempeñar. Además, tienen que ser inteligentes y cultas para saber hablar sobre temas políticos, empresariales o económicos y deslumbrar con su verborrea.

Ten claro que una escort ya no es un objeto: aporta destreza intelectual y rapidez mental, de manera que con una de ellas podrás sorprender a tus amigos además de disfrutar de ella.