La gestión de empresas es fundamental para cualquier negocio

Pocas son las empresas que sobrepasan los 5 años, son varios los factores que causan que una empresa cierre, competencia, subida de precios de proveedores, cambios tecnológicos inesperados y sobre todo, una mala gestión.

Para que tengas el control de tu empresa necesitas una manera de gestionarla, existen programas de gestión de empresas que te ayudarán a proyectar tu negocio haciendo una gestión de la tesorería a corto, mediano y largo plazo, llevar los datos de tus clientes de tus ventas y tus activos.

Un error común al abrir un negocio es hacer lo que indica esta frase: “ir tirando y ya se verá como vá” quizás las start up funcionan así, pero hasta las empresas que inician sin saber muy bien a donde van o como van a pivotar requerirán un mínimo de gestión.

Hay unos fundamentos que se deberían analizar en las empresas

Un mínimo de planeamiento es necesario para saber hacia donde se quiere ir con la empresa.

– Hacer un plan estratégico a largo plazo

Un plan que valga para los próximos 2-3 años y otro hacia los 5 años. Saber donde quieres estar entre los 3 y 5 años siguientes es fundamental para la empresa, para los inversionistas y para los trabajadores.

– Contabilidad mensual

Para saber si se está alcanzando el plan a largo plazo, se necesita evaluar la empresa cada mes, para poder compararlos con los anteriores y ver si se va por buen camino sobre el plan a largo plazo y de no ser así, hacer los cambios oportunos.

– Planes de viabilidad

Se necesita analizar los proyectos antes de iniciarlos, para saber los gastos y los riesgos, tanto cuando se inicia como cuando se necesita crecer.

– Gestión financiera

Hacer una gestión equilibrada de los recursos, saber con que activos se cuenta, que se necesita, ver si es mejor una línea de crédito o buscar accionistas e inversores.

– Organización empresarial

Una de las cosas más importantes es tener clara la organización, formalizar procesos de trabajo, disponer del software adecuado, retener el talento de los empleados y ubicarlos en los puestos donde darán mejor rendimiento. A menudo tenemos trabajadores desperdiciando los talentos en puestos que no son adecuados, hay que conocerlos bien y saber donde van a estar más cómodos y por lo tanto darán más frutos.

En resumen el saber hacer y saber gestionar es necesario, una gestión deficiente puede hacer que una empresa con un excelente producto se venga abajo. A veces por una apatía con el negocio se acaba gestionando todo mal, se necesita estar haciendo algo que guste que apasione y así pueda gestionarse con gran entusiasmo.

Hay que vigilar la cuenta de resultados, no descuidar la atención del cliente, construir un equipo al rededor tuyo que confíen en tí y te ayuden a gestionar la empresa.