Aspectos claves en la instalación de tarimas flotantes en Madrid

La tarima flotante es uno de los tipos de suelo que más encontramos últimamente en las viviendas, independientemente de si se trata de apartamentos o de casas. No es para menos, ya que es una de las soluciones que más ventajas ofrece a la hora de modernizar nuestro hogar y cambiar el suelo.

Instalación de tarima flotante en Madrid: lo básico

A pesar de que la instalación de esta clase de suelo resulta, en términos generales, bastante sencilla, es cierto que hay que tener en cuenta algunas cosas que marcan la diferencia y consiguen un acabado totalmente profesional en la aplicación de las láminas de madera.

– En primer lugar, es fundamental que el suelo esté bien nivelado antes de comenzar a poner la tarima, ya que de lo contrario tendremos problemas para encajar las láminas y acabaremos con un suelo irregular.

– Además, tomar las medidas con cuidado nos asegura que no quedan rendijas ni huecos entre las diferentes piezas, evitando que se puedan producir filtraciones de algún líquido que estropee el material.

– También es muy importante poner una capa de polietileno entre el suelo laminado y el original, ya que así aprovechas la instalación de la tarima flotante para aislar acústica y térmicamente la casa.

– Por último, dependiendo de las características de cada hogar, habrá que lijar las piezas teniendo en cuenta tanto los rodapiés como las puertas. Así se consigue un acabado uniforme y liso, perfecto para asegurar su funcionalidad.

Ventajas de este tipo de suelo

Una de las claves de la tarima flotante es que su precio es excepcional y el tiempo de instalación resulta muy breve. Además, gracias a la capa de polietileno y a la propia madera de las láminas, este suelo absorbe muy bien los ruidos y también es un gran aislante térmico.

La cantidad de diseños disponibles, con distintos dibujos y maderas, hace que este tipo de suelo resulte muy versátil, aunque tiene siempre la elegancia y calidad de la madera. Si tienes un piso en alquiler o en venta, recuerda que esta es una forma ideal de darle un lavado de cara y revalorizar el inmueble.

Cuidados de la tarima flotante

Por si no fuera suficiente, este tipo de suelo tiene una estupenda durabilidad, especialmente si se tienen algunos cuidados clave. Por ejemplo, para no estropear la madera, es fundamental evitar el agua y los líquidos a toda costa. La limpieza se hará con un paño húmedo bien escurrido y es recomendable no usar zapatos de calle sobre este suelo.

Además, las alfombras son el complemento ideal para evitar rozaduras y golpes, con lo que serán tus mejores aliadas a la hora de alargar la vida útil de la tarima. Ante el envejecimiento prematuro del material se pueden usar cortinas y persianas, que protegen la madera de los rayos solares.

En definitiva, la tarima flotante es una de las mejores opciones que hay a día de hoy en el mercado para renovar tus suelos. Asegúrate de tener una instalación cuidada y totalmente profesional para tener los mejores resultados y poder empezar a disfrutar enseguida de tu nuevo hogar.